El Gobierno venezolano ha decidido suspender por este año la entrega del premio internacional de novela Rómulo Gallegos debido a la grave crisis económica del país… la policía de EU registrará los libros de los pasajeros en los aeropuerto: pedirá que los saquen del equipaje para revisar sus páginas, sobre todo si son temáticas políticas o religiosas… el conglomerado alemán Bertelsmann ha aumentado del 53 al 75% su participación en el grupo editorial Penguin Random House… La Biblioteca Municipal de Barranco, en Perú, organizó el Primer Trueque de Libros Martín Adán… El escritor peruano Mario Vargas Llosa afirmó en Chicago: "Los pobres no leen porque son ignorantes y los ricos dan poca importancia a la cultura"…

25 de marzo de 2014

Mi vida en la Santería 18: págame el derecho con vino



1.
Entramos en una espiral de desgracias y por más que nos consultábamos al pie de Orunamila con un Babalowo, lo problemas no se solucionaban… con cada registro la tensión sólo solía relajarse por breve tiempo, pero la solución del gran problema que nos tenía en la miseria y apenas teniendo con qué comer, permanecía…

En algún momento volteaba a ver todos los Orishas y demás atributos que tenía y simplemente no entendía por qué nada solucionaban… por qué la maldad de una pareja de mezquinos nos tenía hundidos en infortunios, desdichas, brujerías y enfermedades?… y estábamos por cumplir 10 meses en tan penosa situación…

2.
En algún momento las agresiones religiosas nos sobrepasaron: en cada registro durante los dos últimos dos meses, se nos informaba que se nos había echado encima a Shango… a Eshu… a Kobayende… a Oya… cuando se supone que nosotros los teníamos bien atendidos en casa…

Y yo me preguntaba: “si soy Santero cómo es posible que los Orishas le hagan caso a unos cabrones y se pongan de su lado para seguirnos jodiendo la existencia, si hemos cumplido al pie de la letra con todo lo que ha marcado Orunmila?”…

3.
Así que harto de que los Orishas, Ifa y la Santería en general se pusieran en nuestra contra, obedecieran los caprichos sinvergüenzas, nos tuvieran acorralados y a punto de hacernos perder todo nuestro patrimonio, decidí acudir con un Tata, no sin antes avisarle al Babalowo que nos atendía……

4.
Impresionante Tata… y el poder de su Nganga me dejó mudo… durante el registro al pie de Nfumbe se marcaron obras y se nos aclararon algunas cosas:

a. con las obras de Palo se conseguía salvar la vida de mi esposa…
b. no se nos cobraría ningún derecho por la consulta ni por las obras…
c. dado que los enemigos nos tenían bien tomada la medida, el Nfumbe sugirió trabajar Palo, Osha e ifa al mismo tiempo para que no supieran cómo atajar los trabajos… curiosamente el Babalowo que nos atendía, canceló de última hora su asistencia a la consulta y a las posteriores obras con Palo…

4.
Previo acuerdo con el Tata, pero amparados por su Nganga, no establecimos una fecha posterior para la realización de las obras…

5.
Decidimos atender la sugerencia: trabajo con Palo, Osha e Ifa para despistar al enemigo… pero en algún momento, por la gravedad de la situación que padecíamos, simplemente nos quedamos sin dinero, no teníamos ni para comer y para colmo un suceso nos alertó de sobremanera: camino a una estación del metro para recoger al Babalowo que nos haría registro al pie de Orunla un viernes por la noche, una camioneta de carga sin más se nos aventó encima y golpeó un poco el espejo retrovisor del auto y del lado donde venía mi esposa…

Fue el acabose para mí: apenas y recogimos al Babalowo le reclamé que en dónde estaban todos los Orishas que habíamos recibido y que según las eternas mentiras de todos los padrinos, estaban siempre dispuestos a defendernos… el Babalow guardó silencio…


Al llegar a nuestra casa, se procedió al registro al pie de Orunmila… de acuerdo a mi amigo mi esposa salió iré…

- no chingues – me quejé una vez que se cerró el oráculo – acaban de pegarle a mi auto del lado donde venía mi esposa, mi coche misteriosamente se apagó cuando quise perseguir al responsable, no apareció ninguna patrulla para levantar una denuncia y me sales con que está iré?
- así salió esto – se justificó el religioso – ni modo… pero hay que hacer las obras marcadas…
- pero cómo marcas ebboses – protesté - si salió iré?
- hay que hacerlas – dijo secamente…

Y señaló lo que procedía… ya anotada la lista de los enseres que llevarían las obras, le dije al Babalowo…
 
- bien, no tengo problema en que se hagan, aunque de acuerdo a lo que he estudiado, cuando sales iré no se deben hacer eboses para no alterar la energía positiva de la persona…
- al contrario, los ebboses son para que el ire de la persona se mantenga – se justificó – no podemos dejar que la situación de tu esposa se agrave…
- muy bien, hagámoslas – acepté…
- te vas a registrar tú también? – dijo…
- NO – respondí enfático – no tengo dinero ni para pagarte otro registro ni mucho menos para hacer más ebboses…
- es peligroso que no te registres – advirtió, sin embargo me limité a levantar los hombros en señal de desinterés…

Acordamos vernos la siguiente semana para hacer las obras…

6.
Durante los siguientes días estuve analizando de dónde podría sacar dinero para hacer las obras de mi esposa, pero ni aun dejando de comer (cosa que ya prácticamente hacíamos al mínimo), no conseguía completar lo del derecho…

Así que le marqué al Babalowo a su celular un martes…

- qué pasó? – me dijo sin responder a mi saludo – ya estás listo para los trabajos?
- sí y no – respondí – necesito comentarte esto: tengo dinero para el material pero no para pagarte tu derecho, así que sólo se me ocurre que te lo retribuya con alguna compra que necesites y que yo pueda pagarte con mi tarjeta de crédito…
- mira tú – dijo dándose su importancia – pues sería cosa ver qué necesito en la alacena de mi casa…
- sólo se me ocurre una despensa en una tienda de autoservicio – solté - equivalente a lo que consideres tu derecho por hacer las obras…
- bien – respondió dudando - déjame pensarlo: márcame mañana…

7.
Le marqué a su celular un par de días después, para que se tomara el tiempo suficiente de reflexionar mi oferta…

- va – me dijo - te veo el sábado para hacer todo y ese día te digo explico

8.
Tal cual llegamos con el material ese fin de semana, los eboses se realizaron como los marcó Orunmila y terminamos pasada la media noche… una vez que se tiró obi y cerró con iré todo el trabajo religioso, pregunté al Babalowo sobre su derecho…

- pues como habías dicho – respondió haciendo alusión a que el pago se realizaría con la tarjeta de crédito a través de una compra en una tienda de autoservicio…
- cuándo? – lo interrogué…
- yo te llamo – dijo sin mucho interés…

9.
A los pocos días y siendo entre semana, me marcó a mi oficina…

- cómo va todo con tu esposa? – preguntó con un interés que se me hizo exagerado?…
- por el momento todo está tranquilo – me sinceré – aunque ella sigue sin encontrar trabajo…
- me da gusto – dijo ignorando la última parte de mi comentario – ya estuve pensando… tengo la lista de lo que podrías comprarme en la tienda…
- bien – le respondí sabiendo que con ello me quitaría de encima ese pendiente – cuándo paso por ti o me dictas de una vez lo que necesitas y te lo llevo a tu casa?
- no, mejor vas con mi sobrino para las compras – sugirió, pero también aclaró – hoy en la noche…
- de acuerdo – acepté pensando que su propuesta me afectaba de alguna manera pues era un miércoles y eso me obligaba a que saliendo de mi oficina (ubicada en el sur de la ciudad), tendría que trasladarme hasta el norte…
- entonces vas por él a su casa y se ponen de acuerdo – dijo satisfecho…
- bien, gracias…

Colgamos…

10.
Tal como lo supuse el trayecto de mi trabajo a la casa del sobrino fue tortuoso: a esa hora en la ciudad más poblada del mundo (las seis de la tarde), millones de personas tratan de recoger a sus hijos, ir con los amigos, al cine, al bar, con la/el amante o simplemente llegar a su casa…

Con anticipación había avisado a mi esposa sobre las compras, para que en algún punto de la ciudad nos encontráramos y pasara a recogerla… así que cuando llegamos a casa del sobrino ya era de noche…

11.
- traigo la lista que me dio mi tío – dijo el joven apenas y subió al auto, aunque sin ofrecérmela…
- te dijo de algún lugar en especial de donde querría compráramos la despensa? – pregunté educadamente…
- claaaaro: Wallmart – contestó muy ufano – la tienda que está en Plaza Galaxia - hacia allá nos encaminamos…

12.
Entramos al estacionamiento al tiempo que yo ingenuamente seguía pensando que conocería el contenido de la lista, sin embargo, el sobrino del Babalowo la mantenía en su mano como si fuera algo muy valioso…

Agarró un carrito y de inmediato se encaminó hacia las diferentes zonas de la tienda en donde escogería lo que yo pagaría… 


- toma nota de lo que cuesta cada cosa – me dijo – aunque yo también iré haciendo la suma – agregó con pedantería…

Y lo seguimos… primero hacia la sección de carnes frías, de donde tomó queso, tocino, jamón, salami y salchichas… posteriormente se encaminó hacia donde se encontraban los quesos, mantequillas y cremas… después a la zona de frituras, después a la de galletas y finalmente al área de licores, en donde tomó botellas de brandy, ron y tequila, así como dos paquetes de cerveza de doce latas cada uno…

Durante todo el trayecto yo no hice suma de lo que él metía al carrito: sólo tomé de alguna manera nota mentalmente de los productos, pues no pensaba asumir una actitud miserable… pero comencé a enojarme cuando enfilamos hacia la caja 

La cajera, una jovencita bastante coqueta, comenzó a marcar todos los productos, mientras se le quedaba viendo de reojo al sobrino del Babalowo (a través de la videncia pude percibir sus pensamientos), al tiempo que se imaginaba el tremendo fiestón que estábamos “a punto de organizar”…

Establecido el total, confirmé que el monto sobrepasaba lo establecido en el derecho del Babalowo, más su sobrino simuló estar distraído… pagué sin cuestionar…

Una vez que nos encaminamos al estacionamiento dejé que el joven empujara el carrito… cuando llegamos a mi auto también me desentendí de ayudarle a meter las bolsas a la cajuela… y cuando nos estacionamos frente a su casa también ignoré eso de descargar las compras: estaba muy molesto pues con la videncia supe que la actitud abusiva del sobrino era por recomendación de su tío, nuestro “amigo” Babalowo…

- es todo – dijo el joven una vez que tomó la última bolsa antes de meterla a su casa…
- bien – le dije sin mucho ánimo…
- yo le aviso a mi tío que ya cumpliste – dijo en algo cercano al diálogo de una película de mafiosos…
- claro… y con todo el trago y botana, le dices “al padrino” que no se le olvidé invitarme a su fiesta…

El joven se limitó a reír…

13.
Unas dos semanas después los problemas volvieron a recrudecerse, así que opté por el plan “B”: hacer las obras de Palo… irónicamente el dinero para el material provino de un inesperado préstamo bancario…

Llegamos a casa del Tata un sábado por la tarde… entre los preparativos y demás cosas todo se terminó cerca de las doce… así que tuvimos que esperar unos minutos pues dentro de las recomendaciones de la Nganga de mi amigo destacaba dos:

a. la luz de la luna no debería darle a mi esposa en la cabeza, 5 minutos antes ni 5 después de la media noche (durante 7 días)
b. el siguiente paso para tratar de destrabar todos los problemas tenía que hacerse obligatoriamente un día martes…

Y ante estas sugerencias nosotros agregamos por iniciativa propia una más: no volver a ver a ese Babalowo… nos despedimos y salimos rumbo a Coyoacán para terminar con los pocos pendientes que quedaban…

14.
Tres semanas después de realizar las obras con mi amigo Tata, y después de haber sido estafados a lo largo de un año por el Babalowo, todo se solucionó para mi esposa sin mayor complicación…


 

15 de marzo de 2014

Es lo malo de los libros 13



1.
Debo reconocer que tengo algo parecido a una debilidad por Mario Conde, el detectivesco personaje creado por el escritor Leonardo Padura…

Tampoco es que en su conjunto la obra del autor cubano sea de mis favoritas, ni que lo lea de un jalón como hice con los libros de Pedro Juan Gutiérrez: después de engullirme “Trilogía sucia de la habana” regresé a la librería, compré todos sus textos disponibles y los devoré uno tras otro… y si bien eso sucedió hace unos 5 años, esa fue la última vez que un novelista me consumió, de corrido, una buena cantidad de neuronas…

Cuando un escritor me llama la atención leo el libro en cuestión y posteriormente decido si buscaré alguno más, pero me puede suceder como con la novela “American Gods” de Neil Gaiman: la leí cuando me regalaron cierta tarde mientras comíamos en un restaurant con un amigo y el tema era sobre el autor… esa misma noche lo comencé y tras terminarlo una semana después no me dejó muy impresionado y por ello no he buscado más títulos suyos… tampoco es un mal texto, pero no me pareció lo extraordinario que muchos lo han reseñado...

Con el cubano Leonardo Padura también me lo he tomado calma: su personaje de Mario Conde (un atormentado investigador, amante de los libros y escritor frustrado que aclara extraños asesinatos en la ciudad de la Habana), sirve siempre de pretexto para hacer de lo cotidiano y lo trivial el sentido de la existencia de aquellas personas cuyas sub-tramas personales giran alrededor del ex policía…

Guardando toda proporción, no sólo por la situación socio-política, sino también por el contexto geográfico que separa al cubano Leonardo Padura y al inglés Nick Hornby, un factor común entre los dos escritores es la intención de reconciliar a los lectores con ellos mismos y su existencia a través de los llamados pequeños detalles de la vida…

2.
Hace unas semanas estaba totalmente atrapado por la trama de “Vientos de cuaresma”, la segunda entrega sobre el detective Mario Conde, publicada en 1994, y que por azares de las re-ediciones apenas había conseguido… era un martes y al momento de salir de la oficina decidí tomar un taxi para llegar rápido a casa…

Apenas y me detuve en una esquina apareció un auto último modelo, le hice la parada y solícito me atendió… di la dirección e inocentemente me llené de gusto cuando descubrí que llevaba la radio apagada*, pues ello implicaba una media hora de silenciosa lectura hasta mi lugar de destino, más apenas y abrí mi libro el taxista me interrumpió:


- le gusta leer?
- a veces – mentí con remordimiento, esperando que mis palabras lo llevaran a desechar un intento de conversación…
- yo tenía un primo que leía mucho y de todos modos se murió - soltó…
- qué pena – dije aguantándome las ganas de aclararle que en términos de estadísticas, la muerte y la lectura no tienen nada que ver entre ellas…
- yo siempre le dije a mi pariente que la vida se entiende viviéndola, no leyendo libros... ni viajando por el mundo, ni estudiando hasta la madrugada, ni yendo al cine a ver pura basura – siguió con sus incoherencias…
- cada historia tiene dos versiones – dije cerrando mi libro para poner atención al físico del taxista: a través del espejo retrovisor calculé que rondaba los 60 años, la expresión de su rostro era seria y la mirada dura… mmm... no: reflejaba franca amargura… coloqué el texto de Padura sobre el asiento para tener ambas manos libres por si las cosas se tornaban violentas…
- véame a mí - presumió - soy una buena persona y Dios me lo demuestra todos los días con lo que me da a manos llenas…
- me da mucho gusto que usted sea de los consentidos de su Dios – me burlé aunque él no se dio cuenta…
- así es… vea: yo tengo 5 taxis, todos último modelo y estoy por sacar el sexto de la agencia automotriz… me va muy bien, tengo mi dinerito, vivo relajado y la gente que trabaja para mí debe entregarme la cuenta completa todos los días porque sabe que los trato bien…
- lo felicito – dije reprimiendo un bostezo mientras miraba de nuevo su rostro a través del espejo: era increíble que el tipo presumiera de todo lo que su Dios le daba y no manifestara algún signo de felicidad o mínimo de satisfacción…
- ... y soy tan buena persona que si no completan la cuota el día, les doy el resto de la semana para que a más tardar el domingo me paguen todo – se jactó…
- bastante considerado de su parte – comenté mientras recordaba a mi amigo Fernando Madina, bajista de Reincidentes, cuando se refería a este tipo de tipejos como “cerdos explotadores”…
- ... y de los hijos de puta Dios también se encarga – alardeó nuevamente – por ejemplo, el jefe de mi esposa es un maldito negrero: no les paga aguinaldo ni horas extras ni les da seguro médico, es un majadero, prepotente y con tal de no gastar dinero en chofer o en guardaespaldas, prefiere manejar un auto viejo y maltratado para que los delincuentes no descubran que el cabrón se está pudriendo en dinero…
- mire qué cosas – agregué mientras veía de reojo el libro de Padura y pensaba que era un desperdicio no leerlo por estar escuchando tanta jactancia…
- pero ya le dije: Dios se encarga de los malditos, los pone en su lugar – insistió con su perorata – así que aunque quisiera ocultarlo algún listillo le secuestró a su hija y le sacó varios millones de pesos a cambio de regresársela enterita… le tumbó los millones, joven!! – agregó con un tono de voz que no ocultaba el placer que le daba burlarse de las desgracias del prójimo…
- vaya que es justo su Dios – reconocí mientras percibía que el tráfico a nuestro alrededor comenzaba alentarse…
- mientras que a mí… vaya que Dios me trata bien: tengo todo lo que necesito y nadie se mete conmigo - y en el colmo del reciclaje repitió - es que soy muy buena persona… trabajo mucho, trato bien al pasaje, pago mis impuestos y hasta mis ahorritos tengo…
- lo felicito…
- ... por eso le digo que no vale la pena leer – reanudó su andanada – de qué trata su libro?…
- es de superación personal – mentí por segunda vez ya con cinismo…
- quizá le sirva de algo, pero con todo y el tema del que trate lo dudo: leer no sirve de nada…

En ese momento el tránsito vehicular se detuvo totalmente, el taxista golpeó el volante, repartió una maldición seguida de una breve pero contundente lista de insultos a los automovilistas que nos rodeaban y volteó a verme recargándose sobre el respaldo de su asiento:

- no me voy a ir derecho – amenazó - porque si me sigo por ahí para llevarlo a donde va yo perdería mucho tiempo…

No dije nada: de hacerlo sería para reclamarle su falta de seriedad al cumplir con su trabajo, así que decidí quedarme callado mientras volteaba a ver hacia el cielo a través de la ventanilla… arrancó de nuevo…

- hay demasiados carros y yo tengo un compromiso a las 7 de la noche… precisamente al mismo lugar donde lo levanté – se quejó…
- cárguese completamente hacia su derecha, tome la avenida y dos calles más adelante, llegando a la estación del metro, se mete a la izquierda – le indiqué mientras mi paciencia comenzaba agotarse, aunque decidí seguir optando por la prudencia… 


- yo soy muy buena persona – regresó a la cantaleta – por eso me va bien en la vida… y Dios me va a seguir dando lo que me merezco… todo – sin embargo, apenas y entró a la avenida se volvió a quejar sobre el exceso de autos – es que si me meto por donde usted dice yo voy a perder mucho el tiempo…
 
Seguí callado aunque por dentro me consumían las ganas de tomar el libro de Leonardo Padura, azotarlo contra su bocota y darle una lección sobre ética, moral, espiritualidad, respeto y civilidad, pero era de tapa blanda y algo pequeño, así que en ese momento me entró una gran nostalgia por la dureza y el tamaño de la edición de “American Gods”…

- usted me dice – repitió deteniendo de nuevo el coche…
- olvídese de meterse por donde le dije – señalé ya sin poder ocultar mi molestia - sígase derecho…
- yo soy una buena persona – repitió varias veces mientras avanzaba sobre la avenida – mis vecinos y familiares me tienen gran estima y respeto, sabe?…
- me deja en la siguiente esquina – le avisé mientras sacaba dinero de mi cartera…
- está seguro?... porque por aquí no es a donde me dijo que yo lo llevara –contradijo su actitud – lo estoy dejando a unas 4 calles de su destino…
- en la esquina – solté a manera de amenaza… el tipo detuvo el taxi, le entregué un billete y me regresó el cambio… tomé mi portafolio, mi libro y me bajé sin decir nada…

3.
Entré a mi casa al mismo tiempo en que sonaba el teléfono, respondí y era mi amiga V…

- hola… cómo te va? – me preguntó…
- pues - dudé - alguien me acaba de demostrar que Dios no existe… o que al menos está casi ciego y bastante sordo…
- no te entiendo – dijo consternada…
- cualquiera que sea el Dios que nos haya creado para divertirse a costa de nuestras desgracias, sólo recompensa a la gente mala – me quejé…
- eso no es novedad - comentó entre risas antes de presumir – te llamo para decirte que ya terminé de leer “American Gods”: un poco largo pero excelente…
- te gustó?
- bastante… muy buena tu recomendación - agradeció…
- qué bien!! – exclamé y después le sugerí – tenlo siempre a la mano: no sabes cuándo puedes darle otro tipo de uso…

* en mexiquito el servicio público y privado de transporte se caracteriza por la crueldad y el desprecio con los que sus operadores tratan a sus usuarios: camión, taxi, colectivo o el medio que sea siempre llevan la radio a todo volumen escuchando anacrónicas baladas lastimeras, violenta música grupera o insulsas canciones tropicales… por cierto, estos servidores también son responsables de la mayor parte de muertes por accidentes de tránsito en todo el país…

4 de marzo de 2014

The John Lurie National Orchestra está de regreso



1.
Si alguien recuerda el sincopado ritmo con el que la batería da entrada al saxofón de John Lurie, en el tema Big Heart del disco “Live in Tokyo”, de la banda de jazz The Lounge Lizards, entonces estará de acuerdo que es una agradable noticia que el saxofonista sea motivo de lanzamiento de una nueva grabación después de muchos años de silencio…

The Lounge Lizards no sólo están considerados por muchos como el máximo exponente del llamado “jazz-punk” (eso sin dejar a un lado a quien se considera su verdadero “inventor”: el fallecido Jaco Pastorius), sino que además la banda fue semillero de músicos que han dejado profunda huella en el mundo del jazz y el rock, como el bajista Steve Piccolo, el baterista Anton Fier, el percusionista E.J. Rodriguez, el tecladista Evan Lurie y ese prodigio de guitarrista llamado Marc Ribot…

John Lurie (nacido en Minneapolis en el año 1952) es un músico, pintor, actor, escritor, director y productor, famoso por su virtuosismo al tocar el saxofón, por las excelentes caracterizaciones que ha dado en los más diversos personajes en el cine y por el propositivo concepto con el que ha incursionado en la pintura… sin embargo, también es célebre al haber sido desahuciado por padecer el mal de Lyme* (los médicos vaticinaron su muerte desde el año 2006), y por difundir en una polémica entrevista con Tad Friend, periodista del diario The New Yorker, que en su momento dormía con una pistola debajo de la almohada, pues temía que un pintor ex amigo suyo llamado John Perry atentara contra él…

2.
La carrera artística de John Lurie está marcada por los extremos… por ejemplo: sin haberse propuesto ser actor ha sido dirigido por grandes maestros del cine como Martin Scorsese, Jim Jarmusch y Wim Wenders en más de 20 películas catalogadas como joyas del séptimo arte… pero también es acusado de tener un carácter complicado: se le ha definido como un genio con el que es difícil “convivir y que difícilmente parece soportarse a sí mismo”, sin embargo, esto no le ha impedido entablar gran amistad con verdaderos artistas problema como Tom Waits, Dennis Hopper y Willem Dafoe

Originalmente su último disco en estudio fue publicado en el año de 1999, bajo el nombre de “The Legendary Marvin Pontiac: Greatest Hits”, basado en la falsa existencia de un músico** de origen senegalés inventado por el propio Lurie, mismo que le sirvió de pretexto para publicar un impresionante álbum (en el que de paso por primera vez incursiona como cantante), a través de su discográfica Strange & Beautiful Music, y que le ratificó ese calificativo con el que muchos periodistas han tratado de definirlo: “el hombre del renacimiento del siglo XX” de la escena artística norteamericana

Después del reconocimiento público y la fama vino el escándalo: dedicado a la pintura para canalizar sus inquietudes artísticas (el mal de Lyme no le daba fuerzas para sostener su saxofón), su exitosa incursión tenía por debajo una tenebrosa historia que se hizo pública como resultado de la ya mencionada entrevista concedida al periódico The New Yorker, con el pretexto de la salida de su libro "A fine example of art", a partir de la cual se desató el escándalo sobre el acoso que sufría por parte del pintor John Perry, lo que provocó varios claros-oscuros que le hicieron desaparecer durante años no sólo de su ya escasa presencia en la música y la actuación, sino también de las más importantes galerías de arte que tanto demandaban sus pinturas…


Sobre su problema de salud él mismo comentó: "Durante años he padecido migrañas que me nublaban la vista, temblores y dolores terribles. Ahora estoy mejor, pero apenas puedo escuchar música: ataca directamente mi sistema nervioso, solo oigo un ruido insoportable"

A lo anterior habría que agregar la paranoia que le generó el acoso del psicópata John Perry (un tipo famoso por ser violento, impulsivo y amante de las armas): "Estoy huyendo. Una historia increíble. Un tipo, conocido, que intentó suicidarse y al que ayudé, y que ahora quiere matarme. Un loco. La policía me dijo que me fuera una temporada de Nueva York. El acoso ha sido terrorífico"… por su parte, el propio Perry, aprovechó la polémica para publicitar sus pinturas y acusó a Lurie de “arrogante e ingrato”

Según consignan varios periódicos*** todo comenzó cuando: “Perry contrató a unos técnicos y pidió la ayuda de Lurie para grabar un programa piloto de televisión… pasadas unas horas Lurie se sintió indispuesto y se retiró. Perry creyó que estaba fingiendo, ya que averiguó que esa noche vio un combate de boxeo que había contratado por cable. Lurie insiste en que su labor ya había terminado cuando se marchó y que de todas maneras, estaba dispuesto a seguir trabajando en el programa… a partir de ahí, hubo una escalada de correos electrónicos, llamadas al teléfono y al timbre de Lurie y denuncias en la comisaría. El músico descubrió entonces que estaba indefenso: la policía neoyorquina carece de protocolos para actuar cuando el acoso no tiene un motivo sexual. Al ver que la intimidación llegaba hasta el doctor que atendía su enfermedad, Lurie decidió escapar”

Como resultado de esto último pasó varios años viviendo como nómada entre Nueva York, Los Ángeles, Turquía y Palm Springs, manteniendo un exagerado bajo perfil para tener cierta calma en su vida… por ello mismo se especuló mucho sobre su estado de salud, llegando al grado los rumores que algunos de ellos afirmaban que había fallecido…

Sin embargo, sus esporádicas y escuetas entrevistas desmentían, sin ahondar en grandes detalles, muchas de las habladurías que se inventaban alrededor de él… por ejemplo, en una visita a España en el año 2010 comentó durante una sesión de preguntas con un reportero:

P - ¿Cuando ves el saxo en tu casa que dices?
JL- Me resulta muy doloroso. Los tuve encerrados en el armario durante mucho tiempo. Ahora los he reparado y... ya veremos.
P - En Albacete venden boquillas muy buenas.
JL- ¿Tú sabes que a los saxofonistas nos vuelven locos las boquillas?

En general las noticias no pasaban de ahí hasta que en este 2014 se anunció la salida del disco “The John Lurie National Orchestra - The Invention of Animals”, a través de Amulet Records, el cual para muchos fue una novedad y aunque no se trate de nuevas composiciones, resulta una selección de temas nunca antes publicados por esa agrupación (un proyecto paralelo Lounge Lizards) de discreta existencia en la década de los 90s…

3.
“The John Lurie National Orchestra” está compuesta por el propio Lurie en los saxofones, el percusionista Billy Martin (ha tocado con DJ Logic, Medeski, Martin and Wood y Ikue Mori entre otros) y el baterista Calvin Weston (que tiene en su haber participaciones con James Blood Ulmer, Derek Baily y Ornette Coleman), quienes grabaron un primer disco titulado “Men With Sticks” en el año 1993, con el cual hicieron una selectiva gira que los llevó a dar algunos conciertos alrededor del mundo…

Posteriormente John se involucró en otros proyectos y se olvidó de la banda hasta que recientemente, mientras organizaba diversas grabaciones en vivo y tomas desechadas en estudio del grupo, encontró material por demás rescatable y digno de darse a conocer, de ahí que tras mucho insistir por parte de Billy Martin, han aparecido nuevamente bajo el nombre de “The John Lurie National Orchestra”…


El disco consta de 7 piezas (la portada es una pintura del propio Lourie), entre las cuales se incluye cuatro temas que fueron originalmente grabados para el programa de entrevistas “Fishing With John”, del que durante algún tiempo fue conductor… cuenta además con grabaciones en vivo, como la que da origen al nombre del disco: “The Invention of Animals “ y “I Came To Visit Here For A While”… también se presenta una nueva versión de la canción “Men With Sticks”, con interesantes variaciones, incluida originalmente en su álbum debut…
 
“The Invention of Animals” no sólo es un álbum rebosante de virtuosismo y en el que los temas están cuidadosamente ordenados de tal manera que lo convierten en un claro ejemplo del potencial que siempre tuvo el grupo, sino que además en cada nota se les escucha provocadores, cadenciosos, melódicos y poseedores de una gran diversidad de texturas musicales, lo que en su conjunto da el entorno perfecto para demostrar por qué Lourie está considerado uno de los artistas más creativos en el mundo del jazz…

Curiosamente, ante quienes señalan que en el disco “The Invention of Animals” es innegable la presencia de ritmos tribales africanos, el saxofonista aclaró en una entrevista al periódico Los Ángeles Times: “no escucho esto como que suena tan africano, a mí me parece que cae en algún lugar entre Ravi Shankar y John Coltrane… en este sentido agrega que no desea que la gente haga polémica diciendo que: "John Lurie piensa que es John Coltrane”… y por lo mismo puntualiza: “sólo estoy diciendo que estilísticamente para mí cae en ese terreno”…

El futuro de John Lurie en la música sigue siendo incierto (es definitivo que sus problemas de salud ya no le permiten tocar el saxofón, aunque él afirma que ha hecho grandes avances con la guitarra y la armónica)… los más optimistas esperarían que se siga publicando material inédito, pero mientras eso sucede en otra entrevista confesó: “el alejamiento de la música ha sido muy doloroso, y procuro no escuchar de nuevo algunas cosas a menos que haya una razón de peso para hacerlo”… sin embargo, no pierde su peculiar y ácido sentido del humor: a la pregunta del periodista sobre en “qué está trabajando ahora?” respondió: “estoy construyendo un submarino”


* infección bacteriana que se adquiere por la picadura de una garrapata y que afecta los sistemas muscular, articular y nervioso…
** disco ampliamente recomendable (fue aclamado por Beck, Angelique Kidjo, Michael Stipe y David Bowie) y lectura obligada de la historia que se inventó alrededor de él…
*** el detalle de esta polémica puede consultarse en internet, donde algunos periodistas la definen como “un vulgar culebrón de amor y desamor”…