Irete meyi dice: El Peine no Puede Peinar un Calvo… El Juez que mucho avisa no quiere encontrar culpable… La persona que saca agua del rio, destruye el hogar de los peces… Fue la boca del macho cabrío la que lo mato… El sol no puede con la sombrilla y He de tener cuidado no caer en el hoyo de la prosperidad…

22 de septiembre de 2015

Rupestre, el libro



No soy contemporáneo de los Rupestres, aunque los conocí a través de mis andanzas el Multiforo Cultural Alicia: espacio que sirvió para mantener más o menos vivo el movimiento lírico-musical encabezado por Rafael Catana y cuyo máximo exponente es el cuestionable “Rockdrigo González”…

El movimiento Rupestre ha sido catalogado de varias maneras, pero Jorge Pantoja (tenaz promotor cultural), los define a la perfección como “el eslabón perdido entre la canción de protesta y el rock urbano”, lo que hace justicia a una de las corrientes musicales más propositivas surgidas en década de los 80s en el méxico urbano… Pantoja señala, además, que son un conjunto de músicos “que a falta de recursos para formar bandas se hacían acompañar de su guitarra, un teclado o una armónica, y su riqueza artística estribaba en sus letras, muchas veces complejas y más cercanas al folk”...

“Rupestre, el libro” es un proyecto coordinado por Pantoja, quien acompañado de musicólogos como Raúl Silva, Felipe Cabello, Rodrigo de Oyarzabal, Liliana García y Juan Pablo Proal llevan de la mano a sus protagonistas, vía entrevistas, a tratar de responder la pregunta: ¿Qué pasó con los Rupestres?

Al pasar las páginas del texto recordé mis vivencias con algunos de ellos: desde mi primera plática con Gerardo Enciso tras un concierto al frente del grupo “Poder ejecutivo”, las dudas que siempre me provocó la actitud de Armando Rosas, mis casuales borracheras con Nina Galindo, los encontronazos ideológicos con Fausto Arrellín y finalmente el par de entrevistas que me hizo Rafael Catana sobre mi obra literaria en su programa de radio “Pueblo de patinetas”…


Originalmente Jorge Pantoja pretendía averiguar qué pasó con los Rupestres?, pero el libro va más allá y se convierte en una interesante, sincera y desmitificadora radiografía de ese Distrito Federal que a lo largo de su historia ha visto brotar diversidad de propuestas artísticas de las que destacan estos originales crooners

En qué sentido el libro es interesante, sincero y desmitificador?

Interesante porque los músicos entrevistados hablan sobre lo que fue (y sigue siendo) su movimiento, pero también de la manera en que ven y retratan a la sociedad mexicana, declaraciones de las que se obtienen definiciones llenas de irrefutable verdad…

Roberto Ponce afirma: “La magia Rupestre floreció en el momento justo de apertura a las tocadas de rock con la voluntad de gente precisa y en el lugar más adecuado” … “los cantautores Rupestres dejaron un sello notable en el historial rockero mexicano. Su influencia puede ser minimizada o soslayada, mas no su existir”...

Rafael Catana describe el contexto en el que se desarrollaron como músicos al definir su surgimiento: “… en una ciudad conservadora como el DF de un país sin autoestima y tan conservador como es México, en donde mientras no toquen a tu familia y no te metas en lo que pasa en el mundo todo parece normal”...

Roberto González apunta: “A veces había cierto rechazo, sobre todo, quizá, de parte del mundo del folklore, que estaba más cercano a la intelectualidad y a la política. Jaime y yo llegamos con nuestras canciones a La Peña del Nagual y de repente había gente que se acercaba como en buena onda y decía: ‘¿Por qué en vez de esas cancionci­tas que haces no las tocas mejor al ritmo de chacarera o con un cuatro?”...

Sincero porque muestra a los músicos reflexionando sobre su evolución política, artística y social para después reconocer que son seres de carne y hueso…

Nina Galindo se queja: “Todo el 2012 fue uno de los peores años de mi vida, pues no fue hasta agosto que tuve mi primera tocada. ¡Imagínate! Más de medio año sin nada de nada. No soy de ningún partido; la gente que me conoce sabe bien cuál es mi manera de pensar y mi posición ante la vida. Me gusta la justicia y la igualdad para la gente”…

Hay desenfado como en la anécdota que cuenta Luis Álvarez (El Haragán): “Recuerdo un Festival de Músicos Callejeros de la Ciudad de México… en el momento en que bajé” del escenario y Rafael Cata­na “me dijo: “está bien lo que traes, ¿sabes qué? Si tuviera lana, cabrón, te producía un disco. Nomás porque no tengo”...

Desmitificador porque Rafael Catana (el auténtico pilar del movimiento), expone sin mitos ni leyendas la auténtica personalidad de Rockdrigo González, de quien se refiere como una persona que:

… quería brillar más que John Lennon; algo realmente imposible”… “Rockdrigo era un hijo de la chingada. Todo mundo lo mitifica pero era un hijo de la chingada, en el estricto sentido de la palabra, porque le tocó venir de los setenta, donde en el ambiente del rock te tenías que cuidar la espalda. Afortunadamente, esta generación del Movimiento Rupestre la hicimos para no tener que cuidarnos la espalda del otro músico. Rockdrigo sí se cuidaba la espalda y agandallaba a otros músicos, porque era su lógica de vida y tenía cierta negatividad en ese sentido. Eso no le quita lo gran artista, por supuesto”…

Durante la presentación del libro
Foto: Miguel Dimayuga 

Aparte de las observaciones anteriores, el libro incluye la historia sobre la famosa foto que aglutina a todos los Rupestres tomada por Virginia Rodríguez en 1985…

Así, “Rupestre, el libro” no es un ejercicio melancólico ni solemne (en el medio cultural se le define como “una celebración”), ya que méxico con su raza, historia, cultura y karma ofrece temas para ser escrutados bajo la particular y vigente óptica de estos modernos juglares

El movimiento sigue vigente, y si bien su popularidad no es la que tenía a mediados de la década de los 80s (y hasta principios de los 90s), sus exponentes aún hacen sonar sus notas y dejan escuchar su particular punto de vista sobre la cotidianeidad social

A lo largo de más de 160 páginas los Rupestres tienen su voz: aparte de los más conocidos como Eblen Macari, Rafael Catana, Roberto González, Fausto Arrellín, Nina Galindo y Roberto Ponce también se asoman Iván Rosas, Armando Rosas, Carlos Arellano, Luis Álvarez (El Haragán), Armando Palomas, Arturo Meza e incluso Gerardo Enciso, el gran ausente por decisión propia, tiene su capítulo…

Curiosamente en esta variedad de exponentes encontramos un punto débil no atribuible al proyecto sino a sus protagonistas: el desencanto que se percibe en algunos, quienes en sus testimonios no ocultan su frustración por la falta de espacios y financiamiento para continuar con su quehacer artístico…

La importancia de los Rupestres en la cultura mexicana es fundamental y palpable que además de este libro cuentan con otros testimonios: “Rupestre, El documental” (filmado durante las entrevistas) y “Rupestre, El Cancionero” (una selección de canciones emblemáticas del movimiento), todos de gran valía para comprender al desahuciado, ensangrentado, desesperanzado y sumiso méxico actual…

Jorge Pantoja coordinador, “Rupestre, el libro”, 162 páginas, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2013, distribución gratuita.
Descarga: http://culturaindependiente.mx/descargas/rupestre.pdf

12 de septiembre de 2015

Las librerías están desapareciendo


La medición de los niveles de un país lector se determinan con diversos factores: uno de ellos es el número de textos leídos por habitante al año… otro es las horas de lectura a la semana: en el último dato difundido por la agencia NOP World la India dedica 10.7 horas, Tailandia 9.4, China 8, Filipinas 7.6, Egipto 7.5, República Checa 7.4, Rusia 7.1, Suecia 6.9, Francia 6.9, Hungría 6.8 y destaca en américa latina Venezuela con 6.4…

En este contexto podrían aterrizarse infinidad de conjeturas sobre las condiciones que llevan a un país a leer mucho o no hacerlo, más con el tiempo estos índices dejan de ser vergonzosos para méxico, por ejemplo, si tomamos en cuenta que hay una alarmante tendencia en el ser humano a olvidarse de la lectura…

Un indicador del descenso global son las ventas que reporta el sector editorial de cada país o el cierre anual de librerías derivado no sólo de la misma baja de ventas, sino de los asfixiantes impuestos que los gobiernos insisten en cobrar a los promotores de la lectura, el aumento de los insumos para producir un libro, la falta de líneas de crédito o por la participación de “los grandes” como Amazon que terminan por desvirtuar el mercado… algunos dirán que el ebook es ya una competencia del texto tradicional, pero hasta sus ventas disminuyeron en el último par de años…


Cualquiera que sea el motivo hay una obscura tendencia a imponer el modelo homo-videns del que tanto nos previno Giovanni Sartori y evitar que la gente lea y piense: advirtió que la multimedia se está convirtiendo en un peligro sobre todo si se trata del video y la televisión (la comunicación vía  imágenes) cuando se constituyen como el único factor de socialización de la persona desde su niñez…

Si tomamos como indicador el cierre de librerías, España es el ejemplo de cómo la inteligencia y el conocimiento humano está perdiendo la batalla ante las imágenes preconcebidas para manipular conciencias…

Mi amiga Alaitz, española residente en Málaga y lectora empedernida, define a la televisión que se produce en su país como “una insultante porquería” y se queja de que cada día es más difícil acceder a los libros, no sólo por su precio, sino también por el cierre de librerías…

Lo peor es que en este contexto están llegando noticias alarmantes que ratifican que la hipótesis de que la lectura podrá ser en unos años una actividad descontinuada en ese país, parece se hará realidad…


De acuerdo a lo publicado en el Mapa de las Librerías de España de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros, 912 librerías cerraron en ese país durante 2014, 443 más que en 2013 (contra el establecimiento de 226 nuevas), señalando además que las ventas anuales de libros cayeron 18.60 % con respecto a 2011: este 2015 están cerrando en promedio dos librerías al día…

Una encuesta publicada en enero de 2015 por el Centro de Investigación Sociológica, señala que un español lee 8 libros al año, al contrario de Finlandia con 47 por habitante, dato que difundió la ya citada agencia NOP World… así, uno se pregunta: por qué sucede esto la tierra de Miguel de Cervantes Saavedra, autor de “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, la obra más notoria de la lengua española y una de las más importantes de la literatura universal?...

Hay varias respuestas a esta interrogante y Elena Ramírez, directora editorial de Seix Barral, da la más sensata: “la culpa del descenso de las ventas la tiene la disminución del poder adquisitivo de la gente, el libro es un lujo barato, pero la gente se lo piensa”… a esto se debe agregar que España vive una crisis económica que ha servido de pretexto a su gobierno para hacer recortes presupuestales en el sector cultural y aumentando impuestos al cine, música y obviamente a los libros…

El problema va más allá: el planeta está inmerso en una recesión resultado del neoliberalismo que apostó por la producción masiva y el hiperconsumo, sin considerar que en algún momento los mercados iban a colapsar debido a una sobreproducción de basura tecnológica que no pudo colocar entre los ignorantes y que no sólo dejó de venderse (como las pantallas), sino que se convirtió en objeto de frustración…


El sociólogo Immanuel Wallerstein señala: “El sistema-mundo está en serios problemas y está ocasionando malestar a la vasta mayoría de la población mundial”… sí, pero mientras esa molestia de muchos pobres contra pocos ricos termina por provocar algo, miles de millones nos debatimos en la sobrevivencia diaria a partir de sueldos miserables, orillándonos a dejar de cultivarnos intelectualmente para mal comer y en general padecer algún grado de miseria…

Para evitarse cuestionamientos ese sistema-mundo piensa que la mejor manera de controlar a la gente es privándoles de aquel conocimiento que les haga pensar, tomar conciencia y permita exigir el fin de tanta desigualdad social… pero mientras eso sucede la intención es destruir cualquier expresión cultural subversiva, empezando por los libros…

La narradora y ensayista mexicana Vivian Abenshushan señaló que al cerrar una librería lo que se pierde “es la soberanía de los libros frente a los dioses del mercado, que son hoy quienes concentran la mayor parte del poder económico y político del orbe”…

Ante una afirmación así el panorama del cierre de librerías en cualquier rincón del planeta es tenebroso, más los autores de su desaparición no son realmente los gobiernos que buscan que sus pueblos permanezcan ignorantes, tampoco es culpa del librero que no supo administrar su negocio: los responsables somos nosotros y nuestra indiferencia al ver que el edificio que albergaba nuestra librería favorita fue sustituida por un McDonalds o un Starbucks… 

Un recuento permite conocer los terribles casos de aquellas tiendas (algunas de ellas consideradas clásicas) y cadenas de librerías que se han perdido para siempre durante los últimos años:


a. Platón, Illa de Llibres, Renacimiento, Villar, Balmes de Lugo, Kirikiña, Altaïr, Casa del Libro, Escarabajal, Roquer, Metrópolis, Antonio Machado, Gali, Michelena Canuda, Negra y Criminal y Rumor en España… 

b. Instituto del Libro Blasco, Mateca, Lope de Vega, América, Casa Cuello, Thesaurus y Filo Biblia en República Dominicana…

c. Lectura, Historia, Estudios, Suma, Monte Avila Editores, Centro Plaza, Libroria, Las Novedades y Macondo en Venezuela…

d. La Hune, Livres Anciens, Red Wheelbarrow, La Géothèque, The Village Voice, Charlemagne, Tea and Tattered Pages y Champlain en Francia...

e. Verbalia, Biblos, Tercer Mundo, Lectura, La Caja de Herramientas, Chapinero, Buchholz, Mundial, Yerbabuena y Exopotamia en Colombia…

f. Técnica, Petrony, Guimarães, Barateira, Portugalia y recientemente la considerada clásica Sá da Costa en Portugal…

g. Ivens, Tesauro Lij, Ulises, World Book Center, Andrés Bello (algunas sucursales), Qué Leo, Antártica, El Patio y Rumor en Chile…

h. Serendipity Books, Lectorum, La moderna poesía, Strand, Lauriat, Universal, Barnes and Noble, Waldenbooks, Macondo, Crown Books, Rizzoli, Park Slope y Borders Books en Estados Unidos…

i. Artemio de Valle, Praxis (también editorial), De Cristal, Zaragoza, Julio Torri, Iztaccíhuatl, Castillo (mantienen activa Ediciones Castillo), El Relox, Librarte, Ítaca, México, El lector empedernido y el infame cierre de Parnaso en méxico…

Muchas librerías desaparecieron: grandes recintos culturales, viejos edificios de gran valía arquitectónica o cómodas y funcionales construcciones que no sólo ofrecían diversidad de textos, sino también conciertos, obras de teatro, espacios recreativos para niños, cine o un ambiente agradable para tomar un café y charlar…

Cuál librería sigue? cualquiera… en dónde? en cualquier país…


5 de septiembre de 2015

Mi vida en la Santería 33: amarres de amor ( y 2)



7.
Ninguna expresión espiritual, esotérica o mágica debe usarse para lo malo ni para dañar ni para obtener algo que no nos corresponde… pienso que quien sea el que haya creado la vida nunca imaginó que las opciones que nos puso en las manos para vivir mejor (la manipulación del entorno), las usaríamos para destruir, lo cual las convierte finalmente en un desperdicio…

8.
Conocimos a la mujer (divorciada, madre de una adolescente e hija de Obatalá), durante un tambor en honor a Oshun, el mismo día en que ella salió de pleito con su madrina (una iracunda y vengativa hija de Oggún, nos enteramos después), a quien frente a la concurrencia gritó que no pensaba regresar jamás a su Ilé…

En principio no supe cuál sería el interés de un Babalowo con el que en aquella época trabajábamos religión, pero en menos de 10 minutos la convenció para que se incorporara a su casa religiosa… yo marqué mis distancias pues había algo que no me convencía, más a las pocas semanas mi amigo y ella comenzaron tórrido romance, lo que aclaró todo…

Una noche recibí un correo electrónico de mi amigo citándonos en casa de la hija de Obatalá para trabajar religión… confirmé nuestra asistencia… aquel sábado en la tarde por un extraño y ágil tráfico llegamos temprano, así que quien nos abrió la puerta fue su hija, la cual nos invitó a pasar no sin antes advertir que su madre no estaba, pero que “nos sintiéramos como en nuestra casa” y despareció en alguna de las habitaciones de la casa…

Mientras esperábamos tuve una necesidad fisiológica, así que avisé a mi esposa que buscaría un sanitario, me puse de pie con la intención de abrir las puertas que fueran necesarias y precisamente en la primera en la que me asomé descubrí a la hija hincada frente a la sopera de Oshun, destapada, portando una fotografía en una mano y un frasco de miel en la otra…

Me disculpé, pregunté por el tocador y sin inmutarse señaló hacia el fondo de la misma habitación… al salir la joven exclamó…

- qué bueno que te apareciste!
- y eso? – pregunté extrañado…
- no recuerdo el orden de cómo hacer este tipo de amarre con Oshun – confesó – me explicaron los pasos pero ya me confundí: si embarro la foto con miel y la meto a la sopera seguramente se deshace por el agua, pero no recuerdo si lo de las velas se debe hacer antes…
- desconozco el tema – mentí para no verme involucrado en un acto de esa magnitud…
- pero tú eres santero – acusó – todos los que vienen a ver a mi madre lo son… aunque luego también vienen Paleros – agregó con picardía…
- soy ambos, pero no sé hacer ese tipo de trabajos – me justifiqué…
- es un amarre – aclaró molesta ante mi falta de solidaridad…
- nunca he trabajado con Oshun esas cosas – señalé…
- no importa – alzó los hombros con desdén – ya veré cómo lo termino…

Regresé con mi esposa y a los pocos minutos llegó su mamá en compañía de nuestro amigo y una mujer… nos saludamos y el Babalowo propuso ponernos a trabajar… en un descanso de las obras me acerqué a la hija de Obatlá y la interrogué…

- cuál es el Orisha tutelar de tu hija?
- ni siquiera ha recibido la Mano de Orunla – respondió tras ofrecerme una sonora carcajada…
- vaya – exclamé…
- por qué? – me interrogó…
- bueno… no quiero ser indiscreto, pero buscando el baño la encontré haciendo un amarre con Oshun…
- sí - dijo riéndose – seguido los hace… y si vieras qué bien le salen: trae a más de uno sufriendo por ella – aclaró y rió de nuevo…
- pero trabaja con Oshun sin tener el Santo hecho? – insistí…
- sí, imagínate el día que corone Osha – se jactó – y a como veo el resultado de los amarres que hace, no me dudo que sea hija de Oshun…


9.
Lo que el religioso no dice al momento de hacer un amarre  de amor, y el solicitante no sabe mientras disfruta del cuerpo ajeno bajo embrujos, es que todo ello tiene graves consecuencias a mediano y largo plazo para quien lo pidió: nunca vivirá completamente feliz con la víctima, de ahí que se debe reflexionar sobre algunas implicaciones que conlleva:

a. Se debe saber al momento de pedir un endulzamiento amoroso bien hecho puede ser temporal y/o “permanente” (aunque con el tiempo se debilitan pero sin romperse en definitiva), lo que puede provocar grandes desgracias entre el amarrado y quien lo solicitó, de ahí que nunca deban hacerse por capricho…
b. No es lo mismo realizarlo con la llamada magia blanca (invocando a seres de luz) que con Brujería (sobornando a entidades oscuras), pero bajo ninguno de los dos caminos está justificado…
c. Un endulzamiento de amor no es otra cosa que una trampa para dominar la voluntad y el alma de una persona, lo que equivale a coartar violentamente su libertad…
d. No es pretexto usar este tipo de hechizos porque será bueno para un matrimonio con hijos próximo al divorcio, aún y cuando la intromisión de un tercero sea el motivo del desbaratamiento de la familia, pues ello es ir en contra de un destino o la depuración vinculada a vidas pasadas…

10
Trabajar con hechizos amorosos traerá consecuencias (inevitablemente las karmáticos), en las que alguna de las dos partes puede salir dañada, entre las que destaco las siguientes:

- la incompatibilidad de carácter generará peleas…
- surgirán desórdenes espirituales en el hogar…
- habrá fatalidades al perderse interés por la persona embrujada…
- los vínculos sentimentales serán frágiles…
- se provocará tensiones, celos y discusiones…
- se dará inestabilidad emocional…
- aparecerán situaciones no contempladas…
- se vivirá un “amor y felicidad” falsos…
- el debilitamiento dejará un vínculo sexual obsesivo…
- los despertares del amarre son violentos…

Insistiré en el último aspecto: uno de los problemas de los hechizos de amor surge con la aparición de un tercero que descubra la existencia de dicho trabajo (ya sea algún perjudicado, un familiar, el surgimiento de un obsesionado, justicia divina o muerte imprevista de quien hizo el hechizo), y cuya intervención esotérica puede derrumbar cualquier plan de “amor eterno” y provocar que la persona al salir del embrujo actúe violentamente en contra de quien lo tenía dominado por la mala: ese tipo de reacciones se manifiestan con agresiones físicas cargadas de ira, sea o no la persona de carácter colérico…

11.
Para finalizar compartiré la siguiente anécdota…

Antes de irme a vivir a Los Ángeles (California), conocí a Malena, la cual se había casado con un tal Luis: un hombre honrado, responsable y con quien tuvo a su hijo Edgar… Luis se fue a trabajar a estados unidos donde residía su hermano Margarito, pero su retorno lleno de dólares y prosperidad nunca se hizo realidad…

Entre mi ir y venir por tierras yanquis me presentaron al tan extrañado Luis y tras una plástica con Flor, la esposa de Margarito (la cual sabía de brujería), me enteré del motivo por el cual no volvió: una salvadoreña le hizo “un amarre de amor” pero abusó de una de las sustancias del embrujo (toloache, cuyo abuso provoca daños irreversibles), provocando en Luis no sólo un exagerado debilitamiento de su voluntad, sino incluso una confusión mental por la que no atinaba a tomar decisión alguna…

Me explicó Flor que como resultado del aturdimiento, su cuñado tuvo un accidente de trabajo y perdió un ojo, más para no pagar la indemnización la empresa en la que trabajaba lo sometió a exámenes médicos donde se identificó un exceso de alcaloides en la sangre (que contiene el citado toloache), concluyéndose que el incidente había sido consecuencia de (un falso) consumo de drogas de Luis, y por lo mismo, ante la ley no merecía una compensación…

Obviamente la salvadoreña desapareció en el momento que vio el resultado de sus excesos con el brebaje, dejando a Luis en algo cercano a un zombi deambulando por las calles de Los Ángeles y al completo cuidado de Margarito y Flor…